El programa de apoyo dirigido mejoró la presión arterial entre adultos negros e hispanos en Bronx

American Heart Association

Puntos destacados de la investigación

:

  • Un programa dirigido por enfermeros sobre presión arterial que incorporó educación y apoyo de otros expertos en atención médica mejoró el manejo de la presión arterial alta entre los adultos negros e hispanos en un programa de tratamiento específico de la presión arterial en el Bronx.
  • La iniciativa, que integró las visitas clínicas regulares para controlar la presión arterial y realizar el seguimiento personalizado, mejoró el control de la presión arterial alta de los participantes y dio como resultado menos visitas clínicas para mantener los objetivos de presión arterial.

Prohibida su publicación hasta las 7:42 a. m. (hora central); 8:42 a. m. ET, sábado 14 de mayo del 2022

RESTON, VA, 14 de mayo del 2022. Un programa dirigido por personal de enfermería en relación con la presión arterial que incluyó educación y apoyo al paciente para el manejo terapéutico de la presión arterial alta dio como resultado que los participantes tomaran sus medicamentos para la presión arterial con regularidad y tuvieran menos episodios de presión arterial alta no controlada, de acuerdo con la investigación preliminar que se presentará en American Heart Association’s Quality of Care and Outcomes Research Scientific Sessions 2022. La reunión se llevará a cabo el viernes 13 y el sábado 14 de mayo del 2022, en Reston, Virginia, y en ella se presentará la investigación más reciente centrada en la calidad de la atención médica cardiovascular y los resultados de los pacientes en el tratamiento y la prevención de enfermedades cardíacas y ataques o derrames cerebrales.

“Nuestra población local en el Bronx consta principalmente de personas negras e hispanas, y la presión arterial alta, la diabetes tipo 2 y los factores de riesgo cardiovascular son prevalentes en toda nuestra comunidad. Combatir la presión arterial alta es particularmente importante para reducir la prevalencia de estas afecciones de salud”, afirmó el coautor del estudio Masood A. Shariff, M.D., investigador adjunto en el Lincoln Hospital, New York City Health and Hospitals en el Bronx, un distrito de la ciudad de Nueva York. “Hace dos años, iniciamos un programa de tratamiento para que las personas con presión arterial alta no controlada recibieran atención en una clínica especializada dentro de nuestro centro para pacientes ambulatorios, y hemos descubierto que este enfoque es exitoso para ayudar a los participantes a controlar mejor su presión arterial“.

El objetivo del programa era lograr que más personas alcancen una presión arterial objetivo de 120/80 mmHg, según lo recomendado por las directrices de la American Heart Association/American College of Cardiology. Para medir el éxito del programa, los investigadores identificaron a más de 2,700 personas en una clínica ambulatoria que tenían una presión arterial alta no controlada superior a 130/80 mmHg o que habían comenzado a tomar un nuevo medicamento para la presión arterial al comienzo del período del estudio. Se revisaron las historias clínicas de cada participante durante dos años antes (de agosto del 2017 a octubre del 2018) de la intervención focalizada y dos años después (de enero del 2019 a marzo del 2020) del inicio del programa especial. Las participantes tenían una edad promedio de 61 años; el 57% eran mujeres; el 70% se autoidentificó como personas hispanas; y el 25% de los participantes se autoidentificó como negros.

El programa de apoyo fue llevado a cabo por personal de enfermería que trabajó estrechamente con los participantes del estudio a fin de realizar un seguimiento de sus antecedentes de presión arterial a partir de un diario que mantuvo cada persona y con el fin de evaluar si tomaban sus medicamentos según lo prescrito y si los medicamentos estaban controlando correctamente su presión arterial. Otros profesionales de la salud proporcionaron a los participantes del estudio información y apoyo para abordar los cambios en el estilo de vida, como el consumo de sal y la pérdida de peso, a fin de mejorar la nutrición y aumentar la actividad física.

Los enfermeros pudieron comunicarse con los participantes de manera más personalizada y frecuente que lo que los médicos pueden ofrecer en un entorno ambulatorio habitual, como un consultorio médico o una clínica. Al comienzo del programa, los participantes regresaron en tres semanas para una visita clínica con un enfermero a fin de controlar la presión arterial, en comparación con los tres meses estándar para una visita con un médico. Las visitas cada tres semanas continuaron a medida que se ajustaba el medicamento y, si bien esto fue más frecuente al comienzo del programa, los investigadores descubrieron que durante el transcurso de los dos años, se necesitaban menos visitas, ya que la cantidad de incidencias no controladas de presión arterial alta disminuyó.

El análisis reveló lo siguiente:

  • Debido a que las personas pudieron mantener su presión arterial alta bajo control, no tuvieron que ir a la clínica con tanta frecuencia. La cantidad promedio de visitas clínicas disminuyó en un 31%, de más de cinco visitas en el período de dos años previo a la intervención, a aproximadamente tres visitas durante el período desde el tratamiento hasta el objetivo.
  • La cantidad de lecturas no controladas de presión arterial alta disminuyó de tres antes de la intervención a dos después del programa focalizado.
  • La presión arterial sistólica (número superior) promedio disminuyó en 7.6 mmHg (a 135.5 mmHg) durante el grupo de intervención focalizada.

“Antes del programa desde el tratamiento hasta el objetivo, controlar la presión arterial de una persona tardaba mucho más. Como médico, por lo general, solo vemos pacientes cada tres a seis meses y, a veces, se necesitan varias visitas para determinar las dosis correctas de los medicamentos. Y si una persona no toma su medicamento o lo toma de manera incorrecta, no es efectivo si no lo vemos hasta seis meses después”, dijo Shariff. “En el programa desde el tratamiento hasta el objetivo, si la presión arterial de una persona no estaba controlada, un miembro del personal de enfermería que trabajaba con la presión arterial lo examinaría pronto, quien podía consultar con el médico y realizar ajustes de medicamentos rápidamente, lo que daba como resultado, en general, menos visitas y un mejor control de la presión arterial entre los participantes del programa”.

Los investigadores mencionaron que el programa también ayudó a identificar las razones por las que algunas personas no pudieron controlar su presión arterial o no tomaban sus medicamentos según lo prescrito. Los problemas que pueden haber afectado a algunas personas incluyeron barreras idiomáticas y la falta de conocimiento sobre la importancia de tomar medicamentos de manera diaria y a una hora determinada, y la importancia de las visitas de seguimiento. Visitar al enfermero que trabaja en presión arterial de manera constante ayudó a abordar algunos de estos problemas.

“Creemos que la implementación de este programa dirigido a los enfermeros de presión arterial marcó una gran diferencia”, afirmó Mohammad Faiz, M.D., coautora del estudio y especialista en medicina interna en Lincoln Medical Center en el Bronx, Ciudad de Nueva York. “Utilizar un enfoque de equipo multifacético, especialmente en un entorno de atención primaria, lo que implica tener personal de enfermería, nutrición y trabajo social trabajando estrechamente con los médicos para abordar problemas médicos y de otra índole, es la clave para alcanzar los objetivos de presión arterial. Con un enfoque de equipo, pudimos brindar atención mucho antes de tres meses después de comenzar a tomar el medicamento, y el refuerzo de comer sano, controlar la presión arterial todos los días y comprobar que los medicamentos se tomen correctamente marcó una diferencia”.

Los investigadores observaron que, dada la carga de la presión arterial alta, la diabetes tipo 2 y el riesgo cardiovascular en poblaciones negras e hispanas, es importante contar con más asesoramiento, detección, monitoreo y apoyo para la presión arterial.

“Sabemos que las afecciones sociales preexistentes, como el acceso a atención médica de calidad, trabajos, educación y vivienda, influyen en las diferencias en el estado de salud de las personas y las comunidades. La American Heart Association colabora con centros de salud comunitarios y organizaciones comunitarias de todo el país a través de la Iniciativa Nacional de Control de la Hipertensión (NHCI), una iniciativa basada en la evidencia para controlar la presión arterial y reducir los malos resultados de salud para las personas de grupos raciales y étnicos desproporcionadamente afectados”, dijo Eduardo Sánchez, M.D., M.P.H., FAHA, FAAFP, director médico para la prevención de la American Heart Association e investigador principal de la NHCI. “Los métodos específicos para garantizar una medición adecuada de la presión arterial, el monitoreo en el hogar y en un entorno de atención médica, y el desarrollo de un plan con cada persona para reducir la presión arterial alta son partes importantes de la iniciativa y formas comprobadas de controlar la presión arterial”.

Los investigadores afirmaron que una limitación del estudio es que los mismos participantes del estudio participaron anteriormente en el tratamiento de la presión arterial alta a través de la clínica ambulatoria, aunque no al mismo nivel personalizado. También observaron que la interacción individual y los estilos de trabajo pueden diferir entre los enfermeros, y algunos enfoques pueden haber sido más eficaces que otros.

Los coautores son Iqra Arshad, M.D.; Julio A. Ovalle Ramos, M.D.; Matthew R. Ding, B.S.; Rakeshkumar Mistry, M.D.; y Maria Espejo, M.D. Las declaraciones de los autores se encuentran en el resumen.

Los autores no informaron haber recibido financiación externa para este estudio.

NOTA: El tiempo de presentación para este resumen oral es a las 8:42 a. m. ET, sábado 14 de mayo del 2022.

Las afirmaciones y conclusiones de los estudios presentados en las reuniones científicas de la American Heart Association son exclusivas de los autores y no constituyen necesariamente la política ni la posición de la asociación. La Asociación no ofrece garantía de ningún tipo de su exactitud o confiabilidad. Los resúmenes que se presentan en los encuentros científicos de la Asociación no se revisan por pares, sino que los paneles de revisión independientes los seleccionan y los consideran en función del potencial que tengan de ser un aporte a la diversidad de temas y opiniones científicos analizados en el encuentro. Los hallazgos se consideran preliminares hasta que se publiquen como manuscrito completo en una revista científica revisada por pares.

La Association recibe financiación de personas particulares principalmente; además, distintas fundaciones y empresas (incluidas empresas farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otras) realizan donaciones y financian eventos o programas específicos de la asociación. La Association tiene políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. Los ingresos de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, los fabricantes de dispositivos, los proveedores de seguros médicos y la información financiera general de la Association están disponibles aquí.

Recursos adicionales:

Acerca de la American Heart Association

La American Heart Association es una fuerza incansable para un mundo de vidas más largas y saludables. Nos dedicamos a garantizar una salud equitativa en todas las comunidades. A través de la colaboración con numerosas organizaciones, e impulsados por millones de voluntarios, financiamos la investigación innovadora, abogamos por la salud pública y compartimos recursos que salvan vidas. La organización con sede en Dallas ha sido una fuente líder de información de salud durante casi un siglo. Comunícate con nosotros a través de heart.org, Facebook, Twitter, o llamando al 1-800-AHA-USA1.

/Public Release. This material from the originating organization/author(s) may be of a point-in-time nature, edited for clarity, style and length. The views and opinions expressed are those of the author(s).View in full here.