Los patrones dietéticos pueden explicar las diferentes tasas de ECV entre los grupos hispanos/latinos en EE. UU

American Heart Association

Puntos destacados de la investigación

:

  • Un nuevo estudio encuentra que los patrones dietéticos pueden ayudar a explicar las diferentes tasas de enfermedades cardíacas y ataques o derrames cerebrales que se encuentran entre las personas de diversas poblaciones hispanas en EE. UU.
  • Mediante el uso de varias medidas de calidad dietética, se descubrió que los adultos hispanos de origen mexicano aplicaban las dietas más saludables para el corazón y los adultos puertorriqueños tenían las dietas menos saludables para el corazón.
  • Entre todas las comunidades hispanas y latinas del estudio, las personas nacidas fuera de EE. UU. aplicaron dietas más saludables para el corazón en comparación con las personas que nacieron en EE. UU.

Prohibida su publicación hasta las 9:15 a.m. (hora central); 10:15 a.m. ET, jueves 3 de marzo del 2022

DALLAS, 3 de marzo del 2022 — Los Dietary patterns pueden ayudar a explicar diferentes tasas de enfermedades cardíacas y ataques o derrames cerebrales entre varias poblaciones hispanas y latinoamericanas en los EE. UU., según la investigación preliminar que se presentará en Epidemiology, Prevention, Lifestyle & Cardiometabolic Health Conference 2022 de la American Heart Association. La reunión se llevará a cabo tanto presencialmente en Chicago como virtualmente del martes 1 de marzo al viernes 4 de marzo del 2022, y ofrece lo último en ciencia basada en la población relacionada con la promoción de la salud cardiovascular y la prevención de las enfermedades cardíacas y los ataques o derrames cerebrales.

“A pesar de que comúnmente se agrupa como un grupo étnico, la población hispana/latina de EE. UU. se compone de varias comunidades culturales diversas de numerosos países con patrones dietéticos distintos. Comprender los hábitos dietéticos particulares de cada grupo y el potencial de afectar la salud tienen una relevancia de salud pública considerable”, afirmó Yi-Yun Chen, M.D., M.Sc., autora principal del estudio y residente del Jacobi Medical Center en el Albert Einstein College of Medicine en el Bronx, Nueva York.

Las guías dietéticas para estadounidenses recomiendan varios patrones de alimentación saludable del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. para la prevención de enfermedades cardiovasculares (ECV). El estudio actual mide el cumplimiento de tres de estos patrones de alimentación saludable y su relación con el riesgo de ECV: La dieta mediterránea alternativa, un plan de alimentación que enfatiza el consumo de frutas, verduras, aceite de oliva, frijoles, frutos secos, granos integrales y semillas; el índice de alimentación saludable, que evalúa el grado en que la dieta de una persona se alinea con las pautas nutricionales para estadounidenses del 2015 al 2020; y el índice de dieta saludable basado en plantas, que evalúa el consumo de alimentos saludables de plantas, alimentos no saludables de plantas y alimentos de origen animal.

El estudio incluyó a 10,766 adultos (edad promedio de 46 años; 63.4% mujeres) que participaron en el Estudio de salud de la comunidad hispana/Estudio de latinos. El estudio de salud de la comunidad hispana es un estudio poblacional de adultos de entre 18 y 74 años que viven en 4 centros urbanos de los EE. UU., el Bronx de la Ciudad de Nueva York, Chicago, Miami y San Diego, que reclutó a participantes de ascendencia cubana, dominicana, mexicana, puertorriqueña, centroamericana y sudamericana. Ninguno de los participantes tenía cáncer ni enfermedad cardiovascular cuando se inscribieron en el estudio.

Todos los participantes completaron dos cuestionarios de recuerdo dietario de 24 horas, uno realizado durante las visitas en persona en la inscripción inicial en el estudio y el segundo realizado por teléfono aproximadamente 30 días después, para detallar qué alimentos y cuánto de cada tipo de alimento consumieron en las últimas 24 horas. Estos se utilizaron para obtener puntajes sobre las medidas de calidad dietética mediante su comparación con los tres planes de alimentación saludable de las Guías alimentarias para estadounidenses: La dieta mediterránea alternativa, el índice de alimentación saludable y el índice de alimentación basada en plantas.

“Estas dietas comparten varios componentes similares, como un mayor consumo de granos integrales, verduras, frutas, frutos secos y legumbres”, comentó Chen. “Los puntajes dietéticos más altos para cada una de las tres dietas representan mejores patrones de alimentación saludable individuales”.

Para cada patrón de alimentación, los investigadores analizaron los riesgos de ataque cardíaco o ataque o derrame cerebral durante un período de seguimiento promedio de 6 años. Los resultados se ajustaron en función de las variables demográficas y socioeconómicas.

El análisis observó lo siguiente:

  • Durante el período de seguimiento promedio de 6 años, 248 participantes (2.3%) sufrieron un ataque cardíaco o un ataque o derrame cerebral.
  • El cumplimiento promedio de cada una de las tres medidas de calidad dietética fue significativamente diferente entre los seis grupos de antecedentes hispanos/latinos. Las dietas más saludables se encontraron entre los adultos mexicanos, seguidas por personas de la República Dominicana, Sudamérica, Centroamérica, Cuba y Puerto Rico.
  • Al comparar a aquellos en el tercio superior del cumplimiento de cada dieta con aquellos en el tercio más bajo, el riesgo de ataque cardíaco o ataque o derrame cerebral se redujo en un 46% para aquellos que siguieron más de cerca la dieta mediterránea alternativa, un 36% para aquellos con un puntaje alto en el patrón dietario del índice de alimentación saludable y un 44% para aquellos que obtuvieron un puntaje más alto según el índice de alimentación basada en plantas.
  • Cuando se evaluó por separado, la relación entre la calidad de la dieta y el riesgo de ataque cardíaco o ataque o derrame cerebral fue similar en los seis grupos hispanos/latinos.

“Nuestra investigación demuestra que los puntajes más altos en cualquiera de los tres patrones alimentarios saludables para el corazón se asocian con un menor riesgo cardiovascular, lo que sugiere la posibilidad de que no sea necesario cumplir con un patrón dietario específico para lograr una mejor salud cardiovascular. Por lo tanto, las personas pueden tener más opciones para dietas saludables”, comentó Chen.

Los participantes del estudio que nacieron fuera de EE. UU. cumplieron significativamente mejor con las dietas saludables para el corazón en comparación con los participantes nacidos en EE. UU., impulsados principalmente por una mayor ingesta de alimentos saludables a base de plantas, como granos integrales, frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

“En comparación con los adultos hispanos/latinos que emigraron a EE. UU., descubrimos que aquellos que nacieron en los EE. UU. consumieron más alimentos de estilo estadounidense, como se esperaba. Esto refleja la influencia de la aculturación en los patrones dietéticos, particularmente hacia un patrón dietético occidental menos saludable. Dado que el mayor cumplimiento de los tres patrones alimentarios saludables se asoció con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, sugerimos que aumentar el consumo de alimentos saludables basados en plantas puede ayudar a la generación más joven a lograr una mejor salud cardiovascular similar a sus familiares que nacieron fuera de EE. UU.”, dijo Chen.

El estudio incluye varias limitaciones, incluido el informe dietario de 24 horas autoinformado de los participantes en el período inicial del estudio, que puede estar sujeto a errores en la memoria y es posible que no haya capturado los tipos de alimentos ingeridos con menos frecuencia. Debido a que el tiempo de seguimiento promedio de 6 años fue relativamente corto, solo hubo una pequeña cantidad de participantes diagnosticados con enfermedad cardiovascular, lo que puede haber limitado la capacidad de detectar asociaciones significativas entre la dieta y el riesgo de enfermedad cardíaca en subgrupos individuales. Es posible que estos resultados de un estudio de adultos hispanos y latinos en 4 áreas urbanas no sean generalizables a personas hispanas/latinas que viven en otras comunidades en todo EE. UU. y sus territorios.

Los coautores son Guo-Chong Chen, Ph.D.; Nathaniel Abittan, M.D.; Jiaqian Xing, M.Sc.; Yasmin Mossavar-Rahmani, Ph.D.; Daniela Sotres-Alvarez, Dr.P.H.; Josiemer Mattei, Ph.D., FAHA; Martha Daviglus, M.D., Ph.D., FAHA; Carmen R. Isasi, Ph.D., FAHA; Frank B. Hu, M.D., Ph.D., FAHA; Robert Kaplan, Ph.D.; y Qibin Qi, Ph.D. Las declaraciones de los autores se encuentran en el resumen.

El estudio fue financiado por el National Heart, Lung, and Blood Institute de los National Institutes of Health a través de subvenciones a las universidades que participaron en el Estudio de salud de la comunidad hispana/Estudio de latinos.

NOTA: El tiempo de presentación de este resumen oral es a las 9:15 a.m. (hora central); 10:15 a.m. ET, jueves 3 de marzo del 2022.

Las afirmaciones y conclusiones de los estudios presentados en las reuniones científicas de la American Heart Association son exclusivas de los autores y no constituyen necesariamente la política ni la posición de la Asociación. La Asociación no ofrece garantía de ningún tipo de su exactitud o confiabilidad. Los resúmenes que se presentan en los encuentros científicos de la Asociación no se revisan por pares, sino que los paneles de revisión independientes los seleccionan y los consideran en función del potencial que tengan de ser un aporte a la diversidad de temas y opiniones científicos analizados en el encuentro. Los hallazgos se consideran preliminares hasta que se publiquen como manuscrito completo en una revista científica revisada por pares.

La Asociación recibe financiación de personas particulares principalmente; además, distintas fundaciones y empresas (incluidas empresas farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otras) realizan donaciones y financian eventos o programas específicos de la asociación. La Asociación tiene políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. Los ingresos de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, los fabricantes de dispositivos, los proveedores de seguros médicos y la información financiera general de la Asociación están disponibles aquí.

Recursos adicionales:

EPI/LIFESTYLE 2022 Scientific Sessions (Sesiones científicas sobre ESTILO DE VIDA/EPI del 2022) de la American Heart Association es la reunión más importante del mundo dedicada a los últimos avances en ciencia de la población. La reunión es presencial en Chicago y virtual entre el martes 1 de marzo y el viernes 4 de marzo del 2022. La reunión se centra en promover el desarrollo y la aplicación de la ciencia traslacional y de la población para prevenir enfermedades cardíacas y ataques o derrames cerebrales, y fomentar la salud cardiovascular. Las sesiones se centran en los factores de riesgo, la obesidad, la nutrición, la actividad física, la genética, el metabolismo, los biomarcadores, la enfermedad subclínica, la enfermedad clínica, las poblaciones saludables, la salud global y los ensayos clínicos orientados a la prevención. Councils on Epidemiology and Prevention y Lifestyle and Cardiometabolic Health (Lifestyle) planifican conjuntamente las Sesiones científicas sobre estilo de vida/EPI del 2022. Siga la conferencia en Twitter en #EPILifestyle22.

Acerca de la American Heart Association

La American Heart Association es una fuerza incansable para un mundo de vidas más largas y saludables. Nos dedicamos a garantizar una salud equitativa en todas las comunidades. A través de la colaboración con numerosas organizaciones, e impulsados por millones de voluntarios, financiamos la investigación innovadora, abogamos por la salud pública y compartimos recursos que salvan vidas. La organización con sede en Dallas ha sido una fuente líder de información de salud durante casi un siglo. Comunícate con nosotros a través de heart.org, Facebook o Twitter, o bien llámanos al 1-800-AHA-USA1.

/Public Release. This material from the originating organization/author(s) may be of a point-in-time nature, edited for clarity, style and length. The views and opinions expressed are those of the author(s).View in full here.